Seven Spires – Emerald Seas

Seven Spires – Emerald Seas

Hay que reconocer que, de un tiempo a esta parte, están muy de moda las bandas que implementan una dualidad en su apartado vocal. Es decir, el uso combinado de voces melódicas con otras más rudas o guturales. Está claro que no es nada nuevo, y Nightwish da cuenta de ello, pero en estos últimos años han ido surgiendo de manera exponencial bandas como Amaranthe, Brothers of Metal, Ancients Bards, The Dark Element, y un larguísimo etc…

 

Y a esto juega la banda que nos ocupa, Seven Spires, que en Febrero del presente año sacó al mercado su segundo trabajo en estudio llamado Emerald Seas. Toda una odisea a traves de los mares en la que nos encotraremos de todo.

 

Como decíamos, sí, juegan a esto…, pero con una gran peculiaridad. Cuando las mencionadas bandas tiran de un vocalista especializado para cada tipo de registro, en Seven Spires la encargada de todo ello es unicamente una: Adrienne Cowan, que con apenas 25 años ya carga a sus espaldas un bagaje más que extenso dentro de la escena metalera internacional.

 

Ya tuvimos la ocasión de verla en directo acompañando al mismísimo Tobias Sammet en la última gira de Avantasia, donde además de las partes corales, también nos deleitó con partes donde acaparaba casi todo el protagonismo.

 

Un extenso LP de casi 50 minutos de duración y compuesto de 13 temas donde podemos escuchar cortes hyper-melódicos en contraposición de otros mas oscuros y siniestros. Vamos al lio.

 

Tras la intro “Igne Defendit” llega el precioso “Ghost of a Dream”. Tema atrevido al incorporar elementos del más puro folklore español, con guitarras acústicas y castañuelas, que le dan un toque de lo más original, y seguidamente se continúa con otro tema de ritmo medio y sosegado, “No Words Exchanged”. Algo que se remedia cuando suena la cuarta pista “Every Crest” en el que el nivel melódico se acrecenta sobremanera y que incluye los primeros registros guturales de Adrienne de manera puntual.

 

En “Unmapped Darkness” ya no se disimula. Con una melodía bastante más pegadiza, muestra a las claras el rumbo a seguir en este viaje. Algo que te va a quedar clarísimo cuando escuches la tremenda “Succumb”, un tema compuesto de pura luz. Con una base muy power metalera, y haciendose fuerte con su estribillo que a buen seguro acabarás silbando de manera compulsiva.

 

Pero es sabido que en todo viaje, hay partes más oscuras. Y en “Drowner of Worlds” evidenciamos un cambio absoluto. Y no solo en su parte vocal, donde Adrienne es poseida para deleitarnos con voces de ultratumba, sino que también el apartado musical adquiere un sonido más tétrico y oscuro. Y tras esta primera tormenta, llega la calma de la mejor manera posible con “Silvery Moon”, tremendísima balada que llega a tiempo para reponer fuerzas en plena travesía, y a la que acompaña perfectamente “Bury you”, una canción muy sentida, de ritmo lento, y llena de emotividad que alcanza el éxtasis en el punteo de guitarra. Espectacular.

 

Y cuando parecía que ya se vislumbraba tierra en el horizonte, otra fuerte tormenta nos golpea con “Fearless”. Con una base mas propia de Black metal, y repleta de uno coros melancólicos que arropan perfectamente a la desgarradora voz que Adrienne se gasta para la ocasión. Algo que nos deja exhaustos y que tratamos de remediar con “With Love from the Other Side”. Mini-corte de poco más de un minuto que sirve para presentarnos el feliz final del viaje con los últimos dos cortes que restan.

 

Con “The Trouble with Eternal Life” volvemos a la esencia mas power y en el que los ritmos se aceleran con sus guitarras llenas de energía. Algo que hace más llevadero el tramo final de la travesía a la que llegamos de la mano de “Emerald Seas”. Tema puramente instrumental y que está confeccionado a base de las partes melódicas de los cortes que componen la obra, eso sí, muy bien mezclados y con una orquestación sublime. Muy buen final para un viaje de lo más épico.

 

-Raspu-

#Follow us on Instagram
A %d blogueros les gusta esto: