Onslaught – Generation Antichrist

Onslaught – Generation Antichrist

Si me permitís el simil pugilistico, Onslaught es ese boxeador que sin llegar nunca a ser un campeón de los pesos pesados, cuenta en su palmarés con multitud combates ganados.

 

Su mayor virtud tal vez sea su resistencia a los golpes duros, de los que sabe reponerse una y otra vez levantandose de la lona las veces que haga falta, y demostrando que si te descuidas un momento, te mete un buen gancho de izquierdas que te va a noquear si apenas darte cuenta.

 

Los golpes recibidos hacen referencia a los multiples cambios sufridos por la banda y a los que ha sabido sobreponerse de manera excepcional, y precisamente ese gancho del que hablaba, lo acaban de soltar y hasta le han puesto nombre: Generation Antichrist.

 

Con hasta 3 nuevas incorporaciones desde el álbum VI de 2013, contamos con David Garnett a las voces, Wayne Dorman a la guitarra y James Perry a la bateria, claro está, además de los habituales Nige Rockett (guitarra) y Jeff Willims (bajo).

 

Como decía al comienzo, estos cambios no han hecho mas que hacer más fuerte a la formación británica y en consecuencia acaban de parir esta joya que pasamos a revisar a continuación.

 

El disco arranca con la intro Rise to Power de poco más de dos minutos y que nos sirve como toma de contacto a la nueva voz de Garnett y que seguidamente da paso al primer puñetazo directo a la cara llamado Strike Fast Strike Hard con el que despejan cualquier tipo de duda que pudiera existir. Potencia, velocidad y mucha agresividad son los ingredientes para elaborar este temazo con el que abren.

 

Seguimos en la misma linea con Bow Down to the Clowns que suena poderosa, con un bajo atronador y donde el doble bombo de James Perry te va a reventar la cabeza. Muy buena pieza que seguro funcionará en sus directos. Algo que seguro también le va a ocurrir al corte que da título al album, Generation Antichrist, que arranca con un speech casi dictatorial y sigue con pura tralla thrashera en el que su punto culminante llega con la parte del chorus muy bien medida.

 

Para el quinto corte nos encontramos con All Seeing Eye, un tema muy eléctrico que ademas cuenta con un solo de guitarra de primer nivel. Continuamos con Addicted to the Smell of Death, que nos suena mucho al trash old school en lo musical, pero que se siente muy actual en su producción.

 

Y llegamos a unos de los temas que a mi personalmente mas me a gustado del disco. Vaya por delante que este Empires Falls no tiene ese frenetismo de otros cortes del álbum, pero es que ese medio tempo y esa pegada que sí tiene, le dan un acabado realmente brutal. Y precisamente de lo que peca Empires Falls, va sobrado Religiosuicide. Pura kaña thrasher desde el primer segundo que vuelve a noquearnos con unas guitarras que van muy sobradas y con un ritmo de bateria absolutamente demoledor.

 

La obra se cierra con A Perfect Day to Day, un tema que fue publicado en 2019 como primer single aún con las voces de Sy Keeler. Posteriormente la pieza fue regrabada ya con la nueva voz del señor Garnett, siendo ésta la que suena en el disco y con un acabado más pulido que la versión original. En todo caso es un curioso ejercicio el escuchar ambas versiones para sacar conclusiones uno mismo.

 

En resumen, y tomando nuevamente el simil del boxeo, este nuevo trabajo de Onslaught nos ha tumbado en la lona del cuadrilátero a base de potentes temas que además cuentan con una producción sonora muy dificil de encontrar en la mayoria de las publicaciones actuales, y que le dan a este LP una calidad añadida enorme.

 

Sin duda, una grata sorpresa que coloca a este Generation Antichrist dentro del saco de lo más destacado del presente año 2020.

 

– Raspu –

#Follow us on Instagram
A %d blogueros les gusta esto: