Mors Principium Est – Seven

Mors Principium Est – Seven

Integrantes

Ville Viljanen – Voces Andy Gillion – Guitarras

 

Si como se lee ahí arriba, 20 años y seis álbumes anteriores, el antiguo sexteto finlandés Mors Principium Est se ha reducido a un mero dúo para el álbum número siete, que lleva ese título “SEVEN”. Ville Viljanen como el único sobreviviente del debut de la banda en 2003 y al guitarrista británico Andy Gillion como el único otro miembro a tiempo completo.

 

El álbum tiene una duración de unos 50 minutos y está compuesto por 10 canciones.

 

“A Day for Redemption” y “Lost in a Starless Aeon” tienen un comienzo potente gracias a las guitarras de Gillion y a la imponente voz de Viljanen, todo está bien conjuntado desde los solos de guitarra hasta los teclados cosa muy común en la banda y que con el tiempo ha llegado a ser uno de sus sellos de reconocimiento.

 

“In Frozen Fields”, “March To War” y “Rebirth” mantiene las cosas en movimiento. Siguen con esos solos y coros que hacen que te sumerjas en el disco de principio a fin, otra diferencia con grupos del estilo, es que ellos no son tanto de usar la melancolía en sus composiciones o incluso usan poco o nada las voces limpias, pero no les hace falta, han llegado donde están con este estilo y aunque personalmente no están en la cima del Death Metal Melódico sí que están subidos al pódium por méritos propios.

 

Llegados a la mitad del álbum en el sexto corte nos encontramos “Reverence” un corte totalmente instrumental, de poco más de dos minutos, pero que es capaz de llevarte a otro mundo con el sonido que nos regalan. Seguidos de la calma como no puede ser volvemos a la tormenta con “Master Of The Dead” y “The Everlong Night” que aunque es más orquestral lo compensa con un gran final descomunal y las voces de Viljanen.

 

Llegamos a uno de los temas que a mi parecer será uno de los que mejor representan a la banda “At the Shores Of Silver Sand ” gran mezcla de solos de guitarras y voces agudas y brutales con un gran coro y un final melódico que va apagándose poco a poco. Y llegamos al gran final con “My home, My Grave” sonido gótico para introducirnos en el tema y no dejarnos escapar hasta la finalización del disco.

 

Las canciones son brutales y rápidas con sonidos orquestrales en los momentos correctos que son los únicos que nos dejan tomar un respiro entre tanta locura llevada a la perfección por los dos últimos supervivientes de la banda que hacen gala de sus nombre “La Muerte Es El Principio”

 

– Aitor (Skal) –

#Follow us on Instagram
A %d blogueros les gusta esto: